Cómo saber si son granos por estrés

El estrés puede afectar el equilibrio hormonal en el cuerpo, estimulando la producción de hormonas como el cortisol, lo cual puede aumentar la producción de sebo. Un exceso de sebo combinado con células muertas de la piel puede obstruir los poros, lo que favorece el desarrollo de granos y espinillas.

Además de buscar formas de manejar y reducir el estrés adecuadamente, puedes seguir indicaciones de skincare para evitar que tenga repercusiones en tu piel. Limpiar tu rostro regularmente, utilizar productos no comedogénicos, y evitar tocar o exprimir los brotes puede ayudar a conservar y mejorar la salud de tu piel.

Sigue leyendo para saber cómo prevenir y combatir el acné por estrés.

acné por estrés
acné por estrés

Factores que causan acné por estrés

El estrés y otras condiciones de salud mental pueden afectar la salud de la piel de varias maneras, contribuyendo a la aparición de problemas cutáneos. Estos son algunos factores que explican cómo el estrés puede provocar la formación de granos:

  1. Aumento de hormonas del estrés: Las hormonas liberadas por el estrés pueden estimular las glándulas sebáceas y producir más sebo, obstruyendo los poros y contribuyendo al desarrollo de granos y otras imperfecciones.
  2. Inflamación: El estrés crónico puede causar una respuesta inflamatoria en el cuerpo. El acné es, en parte, una condición inflamatoria. El estrés prolongado puede agravar la inflamación y empeorar los brotes de acné existentes.
  3. Cambios de alimentación: En momentos de estrés, algunas personas pueden recurrir a hábitos alimenticios poco saludables, como consumir alimentos ricos en grasas y azúcares refinados. Estos alimentos pueden tener un impacto en la salud de la piel y contribuir al desarrollo de granos.
  4. Cambios en la rutina de cuidado de la piel: El estrés puede afectar la consistencia de la rutina de cuidado de la piel. No lavarnos la cara y el uso de productos que no son adecuados para nuestro tipo de piel, puede contribuir a un problema cutáneo.
  5. Falta de sueño: El estrés puede asociarse con la falta de sueño, la cual puede afectar negativamente en la salud de la piel y aumentar la probabilidad de problemas cutáneos, incluido el acné.
  6. Tocar el rostro: En situaciones estresantes, algunas personas tienden a tocar su rostro con frecuencia. Esto puede transferir bacterias y aceites de las manos a la cara, lo que puede contribuir a la formación de granos.
  7. Factores genéticos: La predisposición genética también nos hace propensos a desarrollar acné. En personas genéticamente propensas, el estrés puede ser un desencadenante adicional.
  8. Cambios en el sistema inmunológico: El estrés puede afectar negativamente el sistema inmunológico, lo que puede tener un impacto en la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones y mantener una piel saludable.
el estrés puede causar acné
el estrés puede causar acné

¿Cuál es la solución?

Si presentas brotes de acné, lo mejor es consultar con un dermatólogo especializado para encontrar la causa de estos brotes. Si el motivo principal es el estrés, es posible que sea necesario trabajar en conjunto con un especialista en salud mental y, a su vez, diseñar un plan personalizado para tratar los problemas dermatológicos y evitar su progresión.

acné
acné